Allí, en la hospedería más antigua de Granada, donde en el siglo XVI solo se escuchaban los carcajeos de aquellos asistentes al corral de comediantes hasta 1593, el año en  que se acabaron las risas, hoy nos encontramos con un escenario idóneo para una de las biografías más injustas después del embovedado del Río Darro.