Secretos condales: qué ver en Barcelona cuando crees que ya la has visto

Barcelona ha sido una ciudad que enamoró desde las primeras civilizaciones. Ciudad Modernista, ciudad surrealista ha sido escenario de grandes eventos – como Freddy Mercury y Monserrat Caballé cantando juntos en 1988 con motivo de los Juegos Olímpicos.

Pero si ya has visitado la Ciudad Condal y disfrutado de Gaudí, La Rambla y del Tibidabo, te ofrecemos algunas delicias que te harán -si no lo estabas ya- enamorarte de Barcelona.

Barcelona para iniciados

  • El comienzo de una gran historia: las Termas Romanas. Se trata de unos baños públicos de la época romana. Pertenecieron al Alto Imperio Romano, s. I a.C, justo unos años después de la fundación de la ciudad. Además de las termas se puede disfrutar de parte de una muralla y dos torres romanas encontradas en 1998 y que datan del siglo IV d.C. Se hallan en la calle C/Regomir 7-9.
  • Parque del Laberinto de Horta. Se trata del jardín más antiguo de la ciudad. Se trata de un jardín histórico cuya construcción comenzó en 1794 y terminó en 1808. Su estilo es doble, ya que cuenta con jardines románticos y neoclásicos. Puedes visitarlo en el Paseo de los Castaños 1-17.

    visita guiada balea

  • El corazón de Barcelona. Entre la Vía Layetana y la Barceloneta se encuentra el Born. Actualmente se trata de un sitio lleno de tiendas, cafés y bares, pero su historia es profunda. Merece la pena disfrutarlo ya que aguarda muchos espacios emblemáticos: el Palau de la Música, el Museo de Picasso o la Iglesia de Santa María del Mar. Ésta última construida en 998 encima de la Capilla de Santa María de las Arenas. Y es que, como puede apreciarse, guarda muchos años de historia. Por ejemplo, era la zona donde solían quemarse brujas en la Edad Media. Si nos adelantamos unos cuantos años más, llegamos al núcleo de la actividad pública y política romana: el barrio Gótico. Es el barrio que acoge la Catedral de Barcelona, la emblemática calle del Bisbe o la plaza de San Felipe Neri. En las fachadas de la plaza pueden apreciarse unos agujeros. Éstos fueron producidos por los bombardeos de la Guerra Civil.
  • El subsuelo de Barcelona: alcantarillas y refugios antiaéreos. Sí, se pueden visitar las alcantarillas. Existe una visita al Depòsit de Retenció d’Aigües Pluvials Joan Miró. No es precisamente una experiencia del todo agradable, pero te permitirá conocer cómo se canalizan los residuos o el agua procedente de la lluvia y qué hay bajo el esplendor del carrer Valencia. Pero si este aspecto subterráneo no te llama la atención, tenemos la versión cargada de tintes históricos. Es posible visitar algunos de los refugios que se usaron durante la Guerra Civil.
  • Skyline: Barcelona a vista de pájaro. Seguro que has podido disfrutar de muchas de las vistas que te ofrece la ciudad. El Tibidabo, el Castillo de Montjuic o el Teleférico son algunos de los más concurridos. Pero no son los únicos. Muchos de los espacios culturales de la ciudad ofrecen una estupendas vistas. Es el caso de la Basílica de Santa María del Pi, el Mirador del Mar, El Museo de Historia de Catalunya o las terrazas del Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Sobre el autor

client-photo-1
Eva Balea
A Eva le apasiona viajar, conocer la historia y costumbres de otros lugares. Comenzó a trabajar como técnico en turismo en los años 90. En 2012 funda Balea Travel, una agencia cercana, donde sientes que hay detrás un equipo humano.

Comentarios

Deja un comentario