LA TAPA EN GRANADA

La tapa es una porción de comida, pequeña degustación de la gastronomía local, que acompaña a la bebida en la inmensa mayoría de bares granadinos. Seguramente es uno de los elementos más característicos de la ciudad para los visitantes. Convertir en “experiencia” algo tan simple como tomarse una cerveza, es ayudar a que aumente el grado de satisfacción de nuestra visita a Granada, e incluso que sea de las actividades que recordemos con más agrado.

EL ORDEN O LA ELECCIÓN DE LAS TAPAS

Aunque hay bares en los que el “orden” de las tapas está establecido (el camarero grita “dos primeras” o “cuatro segundas” a la par que pedimos las consumiciones), cada vez es más frecuente, con la ayuda de una pizarra o minicartas en la barra/mesas, elegir la tapa. Para facilitar la gestión de la cocina del bar, suelen poner como condición no pedir más de dos variedades por ronda, lo que lleva al grupo a un pequeño debate previo sobre las tapas a pedir (debate que suele resolverse pidiendo después otra ronda). Y otra cosa: puedes pedir una tapa extra pagándola a un precio que suele rondar el euro, euro y medio.

Dada la generosidad de las tapas, en Granada, es habitual sustituir el tapeo por la cena, ya que tomando 2 o 3 cervezas con sus correspondientes tapas, la sensación de saciedad es absoluta.

LA EVOLUCIÓN DE LA TAPA EN GRANADA

El tipo de cocina que se encuentra en las tapas es altamente variado: desde patatas fritas congeladas con salsa ketchup a platos “de autor” muy elaborados; desde tapas de cocina tradicional a delicias exóticas de otros países. Los nombres de los bares, la decoración y, sobre todo, una vista rápida a la clientela te van a ayudar a decidir si el local en el que quieres entrar cumplirá o no tus expectativas.

Eso sí, no te lleves a engaños. Granada es una ciudad turística y como tal también tiene “bares para guiris” ubicados en zonas de mucho tránsito turístico (zonas que no voy a enumerar, pero tampoco hay que ser un lince para saber a las que me refiero). Allí evita el tapeo porque dada la multitud de locales y terrazas que hay en la ciudad, desplazándote un par de calles, encontrarás bares mucho más acordes con lo que buscas.

 

ALGUNOS CONSEJOS

Si aun sigues leyendo es que te interesa esta entrada al blog, quieres visitar Granada y te gustaría “no pecar de pardillo/a” sabiendo donde dirigirte para disfrutar esta experiencia sin equivocarte. Las siguientes zonas, son a modo de ejemplo y ordenadas sin otro criterio que el orden con el que han ido apareciendo en mi mente: calle Navas, calle Alhamar, calle Elvira, zona de la Catedral, Realejo, Plaza de La Trinidad, La Chana, Plaza de Toros, Gran Capitán, Campo del Príncipe, etc. En Granada hay muchísimas zonas de tapeo, para todos los gustos y todas las economías.

Bien es cierto que, en cuanto al tapeo, en cada zona hay bares que destacan sobre los demás. Decantarse por uno u otro sin conocerlos es complicado. Acertar o no dependerá de ti, pero si además de tu intuición sigues la máxima “si hay mucha gente, merece la pena”, acertarás y algo tan simple como tomar una cañita se haya convertido en otra experiencia que contar de tu visita a Granada.

Caña, tubo, quinto, tercio o milnoh (Alhambra 1925), tú decides, pero recuerda: en Granada siempre con tapa.

Sobre el autor

client-photo-1
Miguel Ángel Poveda
Miguel Ángel es curioso, le gusta viajar, pasear y disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Comentarios

28/08/2020
[…] te tomas una cañita en Granada, debes saber que además de la tapa, esa cañita lleva casi cien años de historia […]

Deja un comentario