Descubriendo el Realejo: crónica de una visita guiada

placeta del sol realejo granada visita guiada balea

Nuestra nueva Ruta por el Realejo está a punto de ser estrenada. Han sido unos meses de gran expectación, ahora el proceso llega a su fin y es el momento de ver sus frutos. Para todo el equipo de Balea Travel, como agencia tanto como a título personal de quienes lo han hecho posible, ha sido una experiencia gratificante.

Las calles

visita guiada realejo sefardí balea-02

Parte de ese proceso de diseño ha requerido buscar espacios y calles. Para crear una visita guiada por Granada es necesario que en cada espacio, la historia de ese lugar sea el hilo conductor de nuestro itinerario. Un lugar es más que un mero espacio si se descubre la esencia que lo impregna.

Ascendiendo por la Colina del  Mauror nos encontramos en el barrio del Realejo. Su entramado de calles estrellas y tranquilas nos traslada otra época. Cada una de ellas, idéntica a la anterior, se hace única en cualquier esquina. Una de las paradas de esta ruta por el Realejo es el Lavadero del Sol. Este toma su nombre de la cercanía con la Puerta del Sol, antigua Puerta de Oriente o del Mauror. Es uno de los mejores puntos desde donde disfrutar unas impresionantes vistas de Granada.

La historia

Guarda el Realejo entre sus calles y escaleras rincones que permiten asomarte a otros espacios de la ciudad: los imponentes torreones de Rodríguez Acosta, lasTorres Bermejas, la iglesia de San Cecilio y la Casa del Almirante, actual facultad de Arquitectura de la Universidad de Granada.que ver en granada

La historia de este barrio es la de la Garnata al Yahud. La historia del barrio judío, de cármenes y palacetes, de mazmorras. También barrio Cofrade por contraste, zona de plazas, tabernas y bares que ofrecen tapas al sol.

Uno de los objetivos que buscábamos de esta ruta guiada ha sido que nos trasladara en el tiempo, hasta introducirnos dentro de la historia del Realejo. Y que lo hiciera permitiéndonos estar acompañados de nuestra. Esto implicaba incluir aspectos como la inclinación de ciertas calles, zonas de descanso con fuentes o franjas horarias. Se ha tratado de cuidar tanto la satisfacción de las personas como la de sus acompañantes. Se puede disfrutar de la cultura y la historia en la mejor compañía. En eso se basa una experiencia Balea.

Descubriendo el Realejo: crónica de una visita guiada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba